Logo de Cyberspace Ministry

El Momento de la Verdad - Lección 15

Después de la Muerte...
 

Pantalla 1

Le invitamos a orar con nosotros:

Señor y Padre nuestro,

Hoy, tenemos una pregunta muy importante que hacerte: ¿qué sucede después de la muerte?

Existen tantas diferentes opiniones sobre este tema, pero nos dirigimos a Tí en busca de una respuesta en la que podamos confiar.

Por favor, dirígenos al estudiar Tu Santa Palabra y concédenos el poder hacerlo con la ayuda de Tu Santo Espíritu.

Es nuestra oración, en el nombre de Jesucristo.

Amén.




Pantalla 2

Job 14:10

Pero el hombre muere y desaparece; el hombre expira, ¿y dónde estará?

----------------------------------------------------

Como Job, todos nos hemos preguntado qué pasa después de la muerte.

¿Vas directo al cielo? ¿Al infierno? ¿Al purgatorio? ¿Desaparecemos?

Veamos qué nos enseña la Palabra de Dios al respecto.

(Es muy importante revisar el contenido de la lección anterior, titulada «Cuerpo, Alma y Espíritu» para poder comprender adecuadamente la presente lección.)




Pantalla 3

Génesis 2:17

Pero del árbol del conocimiento del bien y del mal no comerás, porque el día que comas de él, ciertamente morirás.

---------------------

Romanos 5:12

Por esta razón, así como el pecado entró en el mundo por medio de un solo hombre y la muerte por medio del pecado, así también la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.

----------------------------------------------------

Ya hemos visto que la inmortalidad del hombre era condicional a su constante comunión con Dios, la única Fuente de Vida.

Al desobedecer a Dios, es decir, al pecar, el hombre pasó a ser una criatura mortal, condenada a morir.




Pantalla 4

Eclesiastés 12:7

Es que el polvo vuelve a la tierra, como era; y el espíritu vuelve a Dios, quien lo dio.

----------------------------------------------------

También hemos visto que el hombre es compuesto por un cuerpo, que fue tomado de la tierra, y por el aliento de vida, o espíritu, que procede de Dios.

Es la combinación del cuerpo y el espíritu lo que constituye un alma viviente (por favor, revise la lección «Cuerpo, Alma y Espíritu» para obtener más detalles).

Inversamente, el alma deja de existir cuando esta combinación desaparece: el espíritu (aliento de vida) regresa a Dios, y el cuerpo regresa a la tierra. Esto es lo que denominamos muerte, que es el objeto de estudio de esta lección.




Pantalla 5

Job 3:11,13

¿Por qué no morí en las entrañas, o expiré al salir del vientre? (...)

Pues ahora yacería y estaría en quietud. Dormiría y tendría reposo.

---------------------

Salmo 13:3

Alumbra mis ojos para que no duerma de muerte.

----------------------------------------------------

Primera sorpresa: ¡la Palabra de Dios compara la muerte a un sueño!

Veremos que la Biblia utiliza hace esta comparación varias veces en una forma muy clara.




Pantalla 6

La Palabra de Dios describe la muerte como un sueño:

«Los hombres de gran valentía fueron despojados y duermen su sueño; ninguno de los hombres de guerra pudo usar sus manos. A Tu reprensión, oh Dios de Jacob, fueron paralizados el carro y el caballo.» (Salmo 76:5,6)

«[Esteban] clamó a gran voz: “¡Señor, no les tomes en cuenta este pecado!” Y habiendo dicho esto, durmió. Y Saulo consentía en su muerte.» (Hechos 7:60 a 8:1)

«“Dormirán el sueño eterno y no despertarán,” dice el Rey, cuyo nombre es Jehovah de los Ejércitos.» (Jeremías 51:57)

«Tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como los demás que no tienen esperanza.» (1 Tesalonicenses 4:13)




Pantalla 7

Juan 11:11-14

[Jesús] dijo [a Sus discípulos]: «Nuestro amigo Lázaro duerme, pero voy para despertarlo.»

Entonces dijeron Sus discípulos: «Señor, si duerme, se sanará.»

Sin embargo, Jesús había dicho esto de la muerte de Lázaro, pero ellos pensaron que hablaba del reposo del sueño.

Así que, luego Jesús les dijo claramente: «Lázaro ha muerto.»

----------------------------------------------------

Las palabras de Jesus están completamente de acuerdo con las enseñanzas del Antiguo Testamento: cuando un hombre muere, él cae en una condición de sueño, en espera del día de su resurrección.




Pantalla 8

Salmo 94:17

Si Jehovah no me ayudara, pronto mi alma moraría en el silencio.

---------------------

Salmo 115:17

No alaban a Jehovah los muertos, ni cuantos descienden al silencio.

----------------------------------------------------

Por lo tanto, los muertos permanecen dormidos: permanecen en silencio en el sepulcro.

La Palabra de Dios es clara al respecto: cuando morimos, nos caemos en un estado de completa inconsciencia.




Pantalla 9

Eclesiastés 9:5,6,10 (RVA)

Porque los que viven saben que han de morir: mas los muertos nada saben, ni tienen más paga; porque su memoria es puesta en olvido.

También su amor, y su odio y su envidia, feneció ya: ni tiene ya más parte en el siglo, en todo lo que se hace debajo del sol. (...)

Todo lo que te viniere á la mano para hacer, hazlo según tus fuerzas; porque en el sepulcro, adonde tú vas, no hay obra, ni industria, ni ciencia, ni sabiduría.

----------------------------------------------------

Este pasaje es tan obvio que alguna gente, teniendo el deseo de negar la inconsciencia de los muertos, deponer que el libro de Eclesiastés no es inspirado...




Pantalla 10

Eclesiastés 12:10

El Predicador procuró hallar palabras agradables y escribir correctamente palabras de verdad.

---------------------

2 Timoteo 3:16

Toda la Escritura es inspirada por Dios y es útil para la enseñanza, para la reprensión, para la corrección, para la instrucción en justicia.

----------------------------------------------------

Desafortunadamente para los engañadores del libro de Eclesiastés, Dios se les había adelantado. Dejó en claro la veracidad de las verdades bíblicas de cada libro.

Habiendo dicho lo anterior, veamos lo que otros libros de la Palabra de Dios nos enseñan con claridad del estado inconsciente de los muertos.




Pantalla 11

La Biblia enseña que los muertos están en un estado de completa inconsciencia:

«Así yace el hombre y no se vuelve a levantar. Hasta que no haya más cielos, no lo despertarán, ni lo levantarán de su sueño. (...) Si sus hijos alcanzan honra, él no lo sabrá. Y si llegan a ser empequeñecidos, él no lo comprenderá.» (Job 14:12,21)

«Serás reunido en tu sepulcro en paz. Tus ojos no verán todo el mal que traeré sobre este lugar.» (2 Reyes 22:20)

«Porque en la muerte no hay memoria de Ti: ¿quién Te loará en el sepulcro?» (Salmo 6:5 - RVA)

«Su espíritu ha de salir, y él volverá al polvo. En aquel día perecerán sus pensamientos.» (Salmo 146:4)




Pantalla 12

Otros versículos también muestran que la muerte es un estado de completa inconciencia:

«¿Acaso harás milagros para los muertos? ¿Se levantarán los muertos para alabarte? ¿Se contará en el sepulcro acerca de Tu misericordia, o de Tu verdad en el Abadón? ¿Será conocida en las tinieblas Tu maravilla, y Tu justicia en la tierra del olvido?» (Salmo 88:10-12)

«No alaban a Jehovah los muertos, ni cuantos descienden al silencio.» (Salmo 115:17)

«El sepulcro nada Te agradece; la muerte no Te alaba. Los que descienden a la fosa nada esperan de Tu fidelidad. Los que viven, y sólo los que viven, son los que Te alaban, como hoy Te alabo yo.» (Isaías 38:18,19 - NVI)




Pantalla 13

Juan 3:13

[Dijo Jesús:]

«Nadie ha subido al cielo, sino El que descendió del cielo, el Hijo del Hombre.»

---------------------

Hechos 2:29,34

Hermanos, os puedo decir confiadamente que nuestro padre David murió y fue sepultado, y su sepulcro está entre nosotros hasta el día de hoy. (...)

Porque David no subió a los cielos.

----------------------------------------------------

La creencia de que los justos ascienden al cielo en el momento de la muerte, no tiene base bíblica.

Los muertos descansan en la tumba, completamente inconscientes.




Pantalla 14

Job 17:13,15,16 (RVA)

Si yo espero, el sepulcro es mi casa: haré mi cama en las tinieblas. (...) ¿Dónde pues estará ahora mi esperanza? Y mi esperanza ¿quién la verá?

A los rincones de la huesa descenderán, y juntamente descansarán en el polvo.

---------------------

Génesis 37:35 (RVA)

Porque yo tengo de descender á mi hijo enlutado hasta la sepultura.

----------------------------------------------------

Tanto Job como Jacob sabían que en su muerte, no ascenderían al cielo, pero entrarían en la tumba, el sepulcro, la morada de los muertos (en hebreo «Seol»; en griego «Hades»).

De hecho, el Seol-Hades nunca significa «paraíso», «purgatorio» o «infierno de eterno sufrimiento».

Solamente significa «sepulcro», «tumba».




Pantalla 15

Juan 14:2,3

[Jesús dijo:]

«Voy, pues, a preparar lugar para vosotros.

Y si voy y os preparo lugar, vendré otra vez y os tomaré conmigo; para que donde Yo esté, vosotros también estéis.»

----------------------------------------------------

Ahora que comprendemos que los muerto no ascienden al cielo, sino que descansan tranquilamente en su tumba, las palabras de Jesús tienen más sentido.

¿Ciertamente, cómo pudo venir Él otra vez a tomar a Sus niños con Él si estaban ya en cielo desde el día de su muerte?




Pantalla 16

2 Samuel 12:22,23

Mientras el niño vivía, yo ayunaba y lloraba pensando:

«Quién sabe si Jehovah tendrá compasión de mí, y el niño vivirá.»

Pero ahora que ha muerto, ¿para qué he de ayunar? ¿Podré yo hacerle volver?

¡Yo iré a él, pero él no volverá a mí!

----------------------------------------------------

Fijémosno en el versículo anterior: cuando oramos, debemos hacerlo por los vivos.

Es totalmente innecesario orar por los muertos: su destino eterno ya se ha decidido, de acuerdo a la decisión que haya hecho durante su vida.

Nuestras preces no pueden cambiar esta elección, por muy duramente que recemos.




Pantalla 17

Deuteronomio 18:10-12

No sea hallado en ti (...) quien pregunte a los espíritus, ni espiritista, ni quien consulte a los muertos.

Porque cualquiera que hace estas cosas es una abominación a Jehovah.

----------------------------------------------------

Hemos estudiado anteriormente que debemos orar a Dios y a El solamente (ver la lección titulada «Una Línea Directa con Dios»).

Puesto que los muertos nada saben, y están en un estado de completa inconsciencia, comprenderemos que orar a ellos es algo completamente fuera de lugar.

Y aún así, Dios va un paso más allá y nos amonesta a no invocar a los muertos.

¿Por qué es tan peligroso hacerlo?




Pantalla 18

Isaías 8:19,20

Y cuando os dicen: «Consultad a los que evocan a los muertos y a los adivinos que susurran y murmuran al hablar,» responded: «¿Acaso no consultará un pueblo a su Dios? ¿Consultará a los muertos a favor de los vivos?»

¡A la ley y al testimonio! Si ellos no hablan de acuerdo con esta palabra, es que no les ha amanecido.

---------------------

2 Corintios 11:14

Y no es de maravillarse, porque Satanás mismo se disfraza como ángel de luz.

----------------------------------------------------

Al tratar de hablar con la persona muerta, le damos a Satanás la oportunidad de hacerse pasar por la persona muerta y así engañarnos, haciéndonos creer sus mentiras.




Pantalla 19

Job 7:9,10

El que desciende al Seol [sepulcro] no volverá a subir.

No volverá más a su casa, ni su lugar lo volverá a reconocer.

----------------------------------------------------

Por eso, el fenómeno de la casa embrujada no puede ser explicado con el regreso del muerto, sino por los engaños de Satanás.

De hecho, Satanás quiere hacernos creer que somos capaces de comunicarnos con el más allá, para engañarnos.

Hablaremos en detalle de ésto en nuesta lección que trata sobre el espiritismo.




Pantalla 20

Malaquías 4:5

He aquí yo envío al profeta Elías.

---------------------

Mateo 11:7,14

Jesús comenzó a hablar de Juan a las multitudes: (...)

«Y si lo queréis recibir, él es el Elías que había de venir.»

----------------------------------------------------

Ahora, algo sobre la reencarnación.

Algunas personas tratan de probar con la Biblia la veracidad de esta creencia, citando estas palabras de Jesús y reclamando que confirman que Juan el Bautista era Elías reencarnado.

Pero, ¿fue eso lo que Jesús quiso decir?




Pantalla 21

Lucas 1:17

[Juan] irá delante del Señor con el espíritu y el poder de Elías.

---------------------

Juan 1:21

Y le preguntaron [a Juan]: «¿Qué, pues? ¿Eres tú Elías?»

Y dijo: «No lo soy.»

----------------------------------------------------

Jesús llamó a Juan el Bautista «el Elías que había de venir» porque Juan tuvo el espíritu y el poder que caracterizó al profeta Elías en su ministerio.

Aun más, Juan el Bautista negó ser Elías.

Habiendo dicho ésto, ¿qué nos enseña la Palabra de Dios sobre la doctrina de la reencarnación?




Pantalla 22

Génesis 3:4

Entonces la serpiente dijo a la mujer:

«Ciertamente no moriréis.»

---------------------

Hebreos 9:27

Entonces, tal como está establecido que los hombres mueran una sola vez, y después el juicio.

----------------------------------------------------

La primera mentira de Satanás fue hacerle creer al hombre que era inmortal, si obedecía o no a Dios. La enseñanza de la reencarnación surge de esa primera mentira.

Sin embargo, la Biblia es clara: el hombre muere solamente una vez, y después de la muerte, el juicio le espera, no otra vida sobre la tierra dentro de otro cuerpo.




Pantalla 23

Lucas 23:43

Entonces [Jesús] le dijo [al ladrón]:

«De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso.»

----------------------------------------------------

Veamos ahora tres objeciónes típicas a la inconsciencia de los muertos: primero, lo que Jesús dijo al ladrón en la cruz.

Debemos observar que en el texto original no se utilizó puntuación alguna: el traductor eligió dónde introducir una puntuación, para hacer que se leyera con mayor facilidad. Debemos tambien observar que la palabra «que» que encontramos en la versión Reina-Valera no existe en el texto griego original. El traductor la introduce, según su propio criterio, para completar el significado del texto.

Es decir, que la frase puede leerse: «De cierto te digo hoy, que estarás conmigo en el paraíso.»

Puede que se pregunte: ¿cuál es la traducción correcta?




Pantalla 24

Juan 20:17

Jesús le dijo [a María]:

«Suéltame, porque aún no he subido al Padre.»

----------------------------------------------------

Después de Su resurrección, Jesús dijo que no había subido al paraíso y tampoco había llevado al ladrón con El al cielo.

Por lo tanto, la traducción correcta es: «De cierto te digo hoy, que estarás conmigo en el paraíso.»

Esta versión no sólo respeta la declaración de Jesús, sino también la enseñanza general de la Biblia, de acuerdo a la cual los muertos descansan tranquilamente en su tumba, y esperan que su recompensa les sea dada al fín del mundo y no inmediatamente después de la muerte.




Pantalla 25

Apocalípsis 6:9,10

Vi debajo del altar las almas de los que habían sido muertos a causa de la palabra de Dios y del testimonio que ellos tenían.

Y clamaban a gran voz diciendo (...).

----------------------------------------------------

Segunda objeción típica: la voz de las almas debajo del altar.

Es importante que notemos que estas palabras se encuentran en el libro de Apocalípsis, un libro de imágenes vívida y lenguage simbólico, sobre todo al hablar de los siete sellos, de donde se toma este versículo.

¿Esta imagen pudo significar algo diferente de la creencia de la conciencia de los muertos?

Veamos los dos versículos que siguen...




Pantalla 26

Génesis 4:10

[Jehovah preguntó a Caín:] «¿Qué has hecho? La voz de la sangre de tu hermano clama a Mí desde la tierra.»

---------------------

Hebreos 12:24

(...) la sangre rociada que habla mejor que la de Abel.

----------------------------------------------------

Así como la sangre de Abel clamaba a Dios, testificando de el crimen que su hermano Caín había cometido, la sangre de los mártires clama a Dios dando testimonio de los crímenes cometidos contra ellos.

Por lo tanto, los martíres mismos no claman, como estos versículos lo muestran, sino que la sangre de ellos, simbólicamente clama testificando del mal que se les ha hecho.




Pantalla 27

Lucas 16:19-24

Cierto hombre era rico, se vestía de púrpura y de lino fino, y hacía cada día banquete con esplendidez. Y cierto pobre, llamado Lázaro, estaba echado a su puerta, lleno de llagas (...).

Aconteció que murió el pobre y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham. Murió también el rico, y fue sepultado.

Y en el Hades, estando en tormentos, alzó sus ojos y vio de lejos a Abraham, y a Lázaro en su seno. Entonces él, dando voces, dijo: «Padre Abraham, ten misericordia de mí.»

----------------------------------------------------

Tercero y último objeción típica: la parábola del mendigo Lázaro y del malvado hombre rico.

Una parábola es una historia utilizada para enseñar una lección: no debe ser interpretada como algo literal.

¿Prueba de ello? Veamos...




Pantalla 28

Jueces 9:7-9

¡Escuchadme! (...)

Los árboles iban a elegir un rey sobre ellos y dijeron al olivo: «¡Reina sobre nosotros!»

Pero el olivo les respondió: «¿He de renunciar a mi aceite con el cual son honrados Dios y los hombres, para ir a mecerme por encima de los árboles?»

----------------------------------------------------

Una interpretación literal de esta parábola nos llevaría a enseñar que los árboles hablan. Por supuesto, esta no fue la intención del autor.

De la misma manera, en la parábola de Lázaro y el malvado hombre rico, Jesús no estaba explicando que sucede después de la muerte, sino hablaba del egoismo de los fariseos.

Ya hemos visto lo que Jesús enseñó sobre la muerte: que es comparada al sueño.




Pantalla 29

Hechos 24:15

(...) ha de haber resurrección de los justos y de los injustos.

---------------------

Juan 5:28,29

Vendrá la hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán Su voz y saldrán, los que hicieron el bien para la resurrección de vida, pero los que practicaron el mal para la resurrección de condenación.

----------------------------------------------------

Ahora, ¿cuándo termina este sueño de la muerte?

La Biblia nos enseña que habrán dos resurrecciones:

- primeramente, la resurrección de los justos, en la segunda venida de Jesús;

- segunda, la resurrección de los injustos, al fín del milenio (este será el tema de una próxima lección).




Pantalla 30

Daniel 12:2

Y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados, unos para vida eterna y otros para vergüenza y eterno horror.

---------------------

Apocalípsis 20:4-6

[Los justos] volvieron a vivir y reinaron con Cristo por mil años.

Pero los demás muertos no volvieron a vivir, sino hasta que se cumplieran los mil años.

Esta es la primera resurrección. Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección.

----------------------------------------------------

Habrán dos resurrecciones: la primera, la de los justos, y 1000 años después, la de los malvados.




Pantalla 31

1 Corintios 15:53

Porque es necesario que esto corruptible sea vestido de incorrupción, y que esto mortal sea vestido de inmortalidad.

---------------------

Apocalípsis 2:11

El que venza, jamás recibirá daño de la muerte segunda.

----------------------------------------------------

En la primera resurrección, Dios dará la inmortalidad a los justos. Será en ese momento que heredarán la vida eterna.

La segunda resurrección traerá a los malvados delante del trono de Dios para ser juzgados, y ellos sufrirán la «segunda muerte».

Pero, ¿qué es exactamente la segunda muerte? Este será el tema de nuestra próxima lección.




Pantalla 32

Un corto resumen sobre la muerte y la resurrección




Pantalla 33

Apocalípsis 21:4

Y Dios enjugará toda lágrima de los ojos de ellos. No habrá más muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas ya pasaron.

---------------------

1 Corintios 15:26

El último enemigo que será destruido es la muerte.

----------------------------------------------------

¡Que estas maravillosas promesas de Dios sean una fuente inagotable de ánimo y de esperanza para cada uno de nosotros!




Pantalla 34

Oremos:

Padre nuestro,

¿Cómo podemos agradecerte for habernos revelado de forma tan clara lo que sucede después de la muerte? Queremos ahora renovar nuestro compromiso contigo, en Jesucristo.

Por favor, perdona nuestros pecados, dirígenos todo el tiempo a través del poder de Tu Santo Espíritu, y si morimos antes de que regrese Tu Hijo, Te pedimos como el ladrón en la cruz: «Jesús, acuérdate de mí cuando vengas en Tu reino.» (Lucas 23:42).

Levántanos en la primera resurección, de manera que heredemos la vida eterna. En Cristo Jesús oramos.

Amén.


El examen de la lección 15 le espera.


Lista de las Lecciones | Lecciones Bíblicas | Indice Principal


Haga clic aquí para enviarnos sus preguntas o comentarios sobre nuestro sitio web.
Copyright © Cyberspace Ministry
http://www.cyberspaceministry.org