InicioIndice PrincipalNuestra MisiónNuestras LeccionesLectura del DíaMeditaciones del DíaSorteo MensualFondo de Pantalla MensualTira Cómica SemanalDonaciónContáctenos

Sorteo Mensual
Enero 2022
Haga clic el libro
para participar en
el Sorteo Mensual.
Boleto Premiado del Mes Anterior
Diciembre 2021
Boleto Premiado

Fondo de Pantalla Déle vida a su
escritorio con este
nuevo fondo de
pantalla cristiano.



 
El Momento de la Verdad - Lección 33

El Gran Engaño

Imagen 1 El Momento de la Verdad Lección 33
El Gran Engaño
Pantalla 1
Bienvenidos al estudio de esta lección. Oremos:
Padre nuestro,

Después de haber aprendido sobre el séptimo día, el día de descanso que has bendecido y santificado, estamos verdaderamente sorprendidos al darnos cuenta de que la mayoría de la cristiandad guarda en su lugar el primer día de la semana, el domingo.

¿Dónde se originó este cambio? Y más importante aún, ¿autorizastes Tú este cambio?

Que podamos encontrar las respuestas en Tu Santa Palabra, y que Tú Santo Espíritu nos guie en nuestro estudio.

Oramos en el nombre de Jesús.

Amén.
Pantalla Siguiente

Imagen 2 El Momento de la Verdad Lección 33
El Gran Engaño
Pantalla 2
Juan 16:12 Comentario
Todavía tengo que deciros muchas cosas, pero ahora no las podéis sobrellevar. Una vez más, para poder comprender el contenido de esta lección, debe haber estudiado primero la lección anterior «Un Día Para Recordar».
Pantalla SiguientePantalla Anterior

Imagen 3 El Momento de la Verdad Lección 33
El Gran Engaño
Pantalla 3
Deuteronomio 4:2 Comentario
No añadáis a las palabras que yo os mando, ni quitéis de ellas, de modo que guardéis los mandamientos de Jehovah vuestro Dios, que yo os mando. En las lecciones anteriores hemos visto que los Diez Mandamientos, los cuales son la expresión de la voluntad de Dios para nosotros, nunca serán cambiados ni abolidos.
Lucas 16:17
[Dijo Jesús:]

«Más fácil es que pasen el cielo y la tierra, que se caiga una tilde de la ley.»
Pantalla SiguientePantalla Anterior

Imagen 4 El Momento de la Verdad Lección 33
El Gran Engaño
Pantalla 4
Entre los Diez Mandamientos, encontramos este: Éxodo 20:8-11
«Acuérdate del día del sábado para santificarlo.

Seis días trabajarás y harás toda tu obra, pero el séptimo día será sábado para Jehovah tu Dios.

No harás en él obra alguna, ni tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu sierva, ni tu animal, ni el forastero que está dentro de tus puertas.

Porque en seis días Jehovah hizo los cielos, la tierra y el mar, y todo lo que hay en ellos, y reposó en el séptimo día.

Por eso Jehovah bendijo el día del sábado y lo santificó.»
Pantalla SiguientePantalla Anterior

Imagen 5 El Momento de la Verdad Lección 33
El Gran Engaño
Pantalla 5
Génesis 2:2,3 Comentario
El séptimo día Dios había terminado la obra que hizo, y reposó en el séptimo día de toda la obra que había hecho.

Por eso Dios bendijo y santificó el séptimo día, porque en él reposó de toda Su obra de creación que Dios había hecho.
Dios bendijo el séptimo día, y lo que Él bendice lo hace para siempre.

Así que, el cuarto mandamiento, el referente al Sábado, es tan eterno como los otros nueve.
1 Crónicas 17:27
Porque Tú, oh Jehovah, la has bendecido, y será bendita para siempre.
Pantalla SiguientePantalla Anterior

Imagen 6 El Momento de la Verdad Lección 33
El Gran Engaño
Pantalla 6
Eclesiastes 3:14 Comentario
Sé que todo lo que Dios hace permanecerá para siempre.

Sobre ello no hay que añadir, ni de ello hay que disminuir.
Así que, ¿de dónde proviene la observancia del primer día (el domingo)? Algunas personas dicen que en la Palabra de Dios se encuentra la razón del cambio. ¿Es verdadero?

Para encontrar una respuesta a esta pregunta, primero veamos todos los versículos en el Nuevo Testamento que hacen referencia al primer día de la semana.

Sólo son ocho y los estudiaremos uno por uno, para ver si en realidad nos enseñan que el día de reposo fue cambiado.
Pantalla SiguientePantalla Anterior

Imagen 7 El Momento de la Verdad Lección 33
El Gran Engaño
Pantalla 7
5 de los 8 versículos simplemente hablan de la visita de las mujeres a la tumba de Jesús:
«Después del sábado, al amanecer del primer día de la semana, vinieron María Magdalena y la otra María para ver el sepulcro.» (Mateo 28:1)

«Muy de mañana, el primer día de la semana, fueron al sepulcro apenas salido el sol.» (Marcos 16:2)

«Una vez resucitado Jesús, muy de mañana en el primer día de la semana, apareció primeramente a María Magdalena.» (Marcos 16:9)

«Y el primer día de la semana, muy de mañana, fueron al sepulcro llevando las especias aromáticas que habían preparado.» (Lucas 24:1)

«El primer día de la semana, muy de madrugada, siendo aún oscuro, María Magdalena fue al sepulcro.» (Juan 20:1)
Pantalla SiguientePantalla Anterior

Imagen 8 El Momento de la Verdad Lección 33
El Gran Engaño
Pantalla 8
Juan 20:19 Comentario
Al anochecer de aquel día, el primero de la semana, y estando las puertas cerradas en el lugar donde los discípulos se reunían por miedo a los judíos, Jesús entró, se puso en medio de ellos y les dijo:

«¡Paz a vosotros!»
Una vez más, no vemos aquí señal alguna de que el día de reposo fuese cambiado.

Algunas personas dicen que los discípulos estaban reunidos para celebrar la resurrección de Jesús. Sin embargo, vemos que en realidad ellos estaban reunidos «por miedo a los judíos».

En cuanto a la resurrección de Jesús, todavía no lo creían en aquel momento.
Pantalla SiguientePantalla Anterior

Imagen 9 El Momento de la Verdad Lección 33
El Gran Engaño
Pantalla 9
Hechos 20:7 Comentario
El primer día de la semana, (...) estábamos reunidos para partir el pan. El séptimo de los ocho versículos menciona una reunión en el primer día de la semana en la que los discípulos partieron el pan.

Para algunas personas, el acto de partir el pan significa que el domingo era el nuevo día de reposo.

Sin embargo, vemos en el segundo versículo que los discípulos se reunían y partían el pan ¡cada día!
Hechos 2:46
Ellos perseveraban unánimes en el templo día tras día, y partiendo el pan casa por casa, participaban de la comida con alegría.
Pantalla SiguientePantalla Anterior

Imagen 10 El Momento de la Verdad Lección 33
El Gran Engaño
Pantalla 10
1 Corintios 16:2 Comentario
El primer día de la semana, cada uno de vosotros guarde algo en su casa, atesorando en proporción a cómo esté prosperando, para que cuando yo llegue no haya entonces que levantar ofrendas. Por último, en este versículo, algunos ven una entrega de ofrendas durante una reunión en el primer día de la semana.

Pero Pablo no habla de una reunión. Él les está aconsejando a los cristianos en Corinto que, cada quien en sus casas, aparte una ofrenda para ser entregada en el futuro.

Es decir, que ninguno de los ocho versículos en los cuales se menciona el primer día de la semana confirma que el Sábado fue cambiado por el domingo como día de reposo.
Pantalla SiguientePantalla Anterior

Imagen 11 El Momento de la Verdad Lección 33
El Gran Engaño
Pantalla 11
Apocalípsis 1:10 Comentario
Yo estaba en el Espíritu en el día del Señor. Además de los ocho versículos en los cuales se menciona el primer día de la semana, encontramos este otro en el que aparece la expresión «el día del Señor».

Algunos dicen que se refiere al domingo, el nuevo día de descanso de los cristianos.

Sin embargo, supongamos por un momento que la expresión «el día del Señor» se refiera a un día específico de la semana: ¿sería ese el domingo?

Leamos atentamente los siguientes versículos.
Pantalla SiguientePantalla Anterior

Imagen 12 El Momento de la Verdad Lección 33
El Gran Engaño
Pantalla 12
Éxodo 20:10 Comentario
El séptimo día será sábado para Jehovah tu Dios. La Palabra de Dios es clara: el único «día del Señor» es el séptimo día, el santo Sábado de Jehovah.
Isaías 58:13
Si apartas tu pie por respeto al sábado, para no hacer tu capricho en Mi día santo (...).
Pantalla SiguientePantalla Anterior

Imagen 13 El Momento de la Verdad Lección 33
El Gran Engaño
Pantalla 13
Mateo 24:20 Comentario
Orad, pues, que vuestra huida no sea en invierno ni en sábado. En la lección anterior, vimos que mientrás que estuvo en la tierra, Jesús nunca indicó que el día de reposo debía ser cambiado del Sábado al domingo.

Al contrario, dió instrucciones para el futuro, como en el versículo de arriba, enseñando que esperaba que Sus discípulos continuaran guardando el Sábado.

Así que, ¿cómo comenzó a observarse el domingo en la iglesia cristiana?
Pantalla SiguientePantalla Anterior

Imagen 14 El Momento de la Verdad Lección 33
El Gran Engaño
Pantalla 14
Romanos 11:13 Comentario
Y a vosotros los gentiles digo: por cuanto yo soy apóstol de los gentiles, honro mi ministerio. Al ir creciendo la iglesia apostólica, más y más gentiles se agregaron a ella, trayendo con ellos algunas de sus costumbres paganas, que poco a poco comenzaron a mezclarse con la forma de adoración del cristianismo.

Entre estas costumbres se encontraba la observancia del día del sol («Sunday» en inglés y «Sontag» en alemán), el primero día de la semana, el domingo.

Alrededor del tercer siglo, la observancia del día domingo se impuso a la del Sábado, que cada vez más era asociado con la religión judia, y así gradualmente fue abandonada la observancia del Sábado.
Pantalla SiguientePantalla Anterior

Imagen 15 El Momento de la Verdad Lección 33
El Gran Engaño
Pantalla 15
Hechos 20:29,30 Comentario
Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces que no perdonarán la vida al rebaño; y que de entre vosotros mismos se levantarán hombres que hablarán cosas perversas para descarriar a los discípulos tras ellos. En las siguientes lecciones, veremos cómo la Palabra de Dios ha predicho que los hombres tratarían de cambiar el día de reposo del Sábado al domingo.

Pero por ahora, leamos cuidadosamente el testimonio de la Iglesia Católica romana, que abiertamente se hace responsable del cambio en el día de reposo.
Pantalla SiguientePantalla Anterior

Imagen 16 El Momento de la Verdad Lección 33
El Gran Engaño
Pantalla 16
La Iglesia Católica, no la Biblia, enseña la observancia del domingo:
«Observamos el domingo en lugar del sábado porque la Iglesia Católica transfirió la solemnidad del sábado al domingo.»
(Peter Geiermann, Catecismo del Converso a la Doctrina Católica, 1977, página 50.)

«Es curioso recordar que la observancia del domingo, el único principio de adoración del protestantismo, no sólo no tiene su base en la Biblia, sino que está en contradicción flagrante con la letra de la Biblia, que requiere la observancia del día de reposo o sábado. Fue la iglesia Católica la cual, por la autoridad de Jesucristo, ha transferido éste reposo (del sábado bíblico) al domingo.»
(Monseñor Louis Segur, Conversaciones sobre el Protestantismo Actual, 1868, página 213.)
Pantalla SiguientePantalla Anterior

Imagen 17 El Momento de la Verdad Lección 33
El Gran Engaño
Pantalla 17
La Iglesia Católica reconoce que la Biblial no enseña la santificación del domingo:
«Puede leer la Biblia desde Génesis hasta Apocalipsis, y no encontrará una sola línea que autorice la santificación del domingo. La Escritura recalca la observación religiosa del sábado, un día que no santificamos.»
(Cardenal Católico James Gibbons, La Fe de Nuestros Padres, 1917, páginas 72 y 73.)

«Si los protestantes siguieran la Biblia, adorarían a Dios en día sábado. Al guardar el domingo, están guardando una ley de la Iglesia Católica.»
(Albert Smith, Canciller de la Arquidiócesis de Baltimore, carta del 10 de febrero de 1920.)
Pantalla SiguientePantalla Anterior

Imagen 18 El Momento de la Verdad Lección 33
El Gran Engaño
Pantalla 18
La Iglesia Católica admite que Jesús y los apóstoles guardaron el Sábado:
«El sábado, el día mas glorioso de la ley, ha sido cambiado al día del Señor. (...) Estos asuntos y otros similares, no han cesado en virtud de la enseñanza de Cristo (porque Él dijo que había venido a cumplir la ley, y no a destruirla), sino que han sido cambiados por la autoridad de la iglesia.»
(Arzobispo Gaspare de Fosso, Sacrorum Conciliorum nova amplissima Collectio, 1902, volumén 33, páginas 529 y 530.)

«De hecho, los apóstoles continuaron guardando el día de reposo, es decir el sábado, (...) desde la puesta del sol el viernes, hasta la puesta del sol el sábado.»
(Abad Boulanger, Doctrina Católica, página 62.)
Pantalla SiguientePantalla Anterior

Imagen 19 El Momento de la Verdad Lección 33
El Gran Engaño
Pantalla 19
La Iglesia Católica de buen grado reconoce estar en contra de la Palabra de Dios:
«En ninguna parte de la Biblia se declara que la adoración se deba cambiar del sábado al domingo. (...) Ahora, la Iglesia instituyó, por la autoridad de Dios, el domingo como el día de adoración.»
(Martin J. Scott, Cosas que se les Pregunta a los Católicos, 1927, página 136.)

«La Iglesia Católica, (...) por virtud de su misión divina, cambió el día de sábado a domingo.»
(Cardenal católico James Gibbons, El Espejo Católico, 23 de septiembre de 1893.)

«Si consultamos la Biblia solamente, deberíamos todavia guardar el santo día de descanso, es decir, el sábado.»
(Juan Laux, Un Curso en la Religión Para las Academias Católicas, 1936, volumen 1, página 51.)
Pantalla SiguientePantalla Anterior

Imagen 20 El Momento de la Verdad Lección 33
El Gran Engaño
Pantalla 20
Observar el domingo es reconocer la autoridad de la Iglesia Católica:
«Siendo que el sábado y no el domingo se especifica en la Biblia, ¿no es curioso que los que no son Católicos, quienes profesan tomar su religión directamente de la Biblia y no de la iglesia, observen el domingo en vez del sábado? Sí, claro que es inconsistente. (...) La costumbre aún cuando descansa sobre la autoridad de la Iglesia Católica y no sobre un texto explícito de la Biblia. Dicha observancia permanece como un recordativo de la iglesia madre de donde se separaron las sectas no católicas. Es como un niño que se fuga de su casa pero aún lleva consigo en el bolsillo una foto de su madre o una trenza de su cabello.»
(Juan A. O’Brien, erudito católico romano, La Fe de Millones, 1974, páginas 400 y 401.)
Pantalla SiguientePantalla Anterior

Imagen 21 El Momento de la Verdad Lección 33
El Gran Engaño
Pantalla 21
LA ELECCIÓN: la Biblia y el Sábado, o la Iglesia Católica y el domingo.
«La razón y el sentido común demandan la aceptación de una de las dos alternativas: o el protestantismo y santificar el sábado o catolicismo y santificar el domingo. El compromiso es imposible.»
(Cardenal católico James Gibbons, El Espejo Católico, 23 de diciembre de 1893.)

«La iglesia cambió la observancia del sábado al domingo haciendo uso de la autoridad divina e infalible que le fuera concedida por su fundador, Jesucristo. El protestante, al indicar que la Biblia es su única guía de fe, no tiene ninguna autorización para la observancia del domingo. En este asunto los Adventistas del Séptimo Día son los únicos protestantes consistentes.»
(Boletín Católico Universo, 14 de agosto de 1942, página 4.)
Pantalla SiguientePantalla Anterior

Imagen 22 El Momento de la Verdad Lección 33
El Gran Engaño
Pantalla 22
Hechos 5:29 Comentario
Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres. Después de estos testimonios elocuentes, ¿que eligiremos: guardar los mandamientos de Dios, o la tradición de los hombres?
Pantalla SiguientePantalla Anterior

Imagen 23 El Momento de la Verdad Lección 33
El Gran Engaño
Pantalla 23
Mateo 15:3 Comentario
[Jesús dijo:]

«¿Por qué también vosotros quebrantáis el mandamiento de Dios por causa de vuestra tradición?»
Durante Su ministerio aquí en la tierra, Jesús se encontró con personas que prefirieron guardar la tradición en vez de observar los mandamientos de Dios.
Pantalla SiguientePantalla Anterior

Imagen 24 El Momento de la Verdad Lección 33
El Gran Engaño
Pantalla 24
Marcos 7:7-9 Comentario
[Jesús dijo:]

«“Y en vano Me rinden culto, enseñando como doctrina los mandamientos de hombres.” Porque dejando los mandamientos de Dios, os aferráis a la tradición de los hombres. (...)

¡Bien desecháis el mandamiento de Dios para establecer vuestra tradición!»
Elegir la tradición de los hombres antes que los mandamientos de Dios era, abierta y directamente, desaprobada por Jesús.
Pantalla SiguientePantalla Anterior

Imagen 25 El Momento de la Verdad Lección 33
El Gran Engaño
Pantalla 25
Ezequiel 22:26 Comentario
Sus sacerdotes violan Mi ley y profanan Mis cosas sagradas. No hacen diferencia entre lo santo y lo profano, ni enseñan a distinguir entre lo impuro y lo puro.

Con respecto a Mis sábados esconden sus ojos, y he sido profanado en medio de ellos.
A través de la historia, siempre han existido líderes religiosos que influenciaban a la gente a desobedecer los mandamientos de Dios y a profanar el Sábado.
Mateo 15:14
Dejadlos. Son ciegos guías de ciegos.
Pantalla SiguientePantalla Anterior

Imagen 26 El Momento de la Verdad Lección 33
El Gran Engaño
Pantalla 26
Hechos 17:10,11 Comentario
Entonces, sin demora, los hermanos enviaron a Pablo y Silas de noche a Berea; y al llegar ellos allí, entraron a la sinagoga de los judíos.

Estos eran más nobles que los de Tesalónica, pues recibieron la palabra ávidamente, escudriñando cada día las Escrituras para verificar si estas cosas eran así.
Afortunadamente, también han existido siempre personas que estudiaban la Palabra de Dios para verificar que las enseñanzas de sus líderes estaban de acuerdo con la voluntad de Dios.
Pantalla SiguientePantalla Anterior

Imagen 27 El Momento de la Verdad Lección 33
El Gran Engaño
Pantalla 27
Ezequiel 20:18-20 Comentario
No andéis según las leyes de vuestros padres; no guardéis sus decretos, ni os contaminéis con sus ídolos.

Yo soy Jehovah vuestro Dios. Andad según Mis estatutos, guardad Mis decretos y ponedlos por obra.

Santificad Mis sábados, y serán una señal entre Mí y vosotros, para que se sepa que Yo soy Jehovah vuestro Dios.
Dios nos llama a rechazar las tradiciones de los hombres, las cuales siguen muchos a nuestro alrededor, y que regresemos a guardar Sus mandamientos, observando el día que Él asignó desde la creación: el séptimo día, el Sábado.
Pantalla SiguientePantalla Anterior

Imagen 28 El Momento de la Verdad Lección 33
El Gran Engaño
Pantalla 28
Lucas 11:23 Comentario
[Jesús dijo:] «El que no está conmigo, contra Mí está.» Cada uno de nosotros debe tomar una decisión:
  • seguir a Dios y guardar Su santo Sábado;
     
  • profanar Sus Sábado y de esa manera estar contra Él.
La elección es nuestra y no podemos permanecer neutrales.
Josué 24:15
Pero si os parece mal servir a Jehovah, escogeos hoy a quién sirváis: si a los dioses a los cuales servían vuestros padres cuando estaban al otro lado del río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis.

Pero yo y mi casa serviremos a Jehovah.
Pantalla SiguientePantalla Anterior

Imagen 29 El Momento de la Verdad Lección 33
El Gran Engaño
Pantalla 29
Deuteronomio 30:15,16 Comentario
Mira, pues, Yo pongo hoy delante de ti la vida y el bien, la muerte y el mal, con el fin de que ames a Jehovah tu Dios, de que andes en Sus caminos y de que guardes Sus mandamientos, Sus estatutos y Sus decretos, que Yo te mando hoy.

Entonces vivirás y te multiplicarás, y Jehovah tu Dios te bendecirá en la tierra a la cual entras para tomarla en posesión.
Las lecciones futuras sobre las profecías bíblicas nos mostrarán que la lucha será más y más fuerte entre los mandamientos de Dios y la tradición de los hombres.

Y nuestra decisión entre las dos será crucial.
Pantalla SiguientePantalla Anterior

Imagen 30 El Momento de la Verdad Lección 33
El Gran Engaño
Pantalla 30
Concluyamos el estudio de esta lección con una oración:
Nuestro Poderosos Dios,

Como dijera el salmista: «Lámpara es a mis pies Tu palabra, y lumbrera a mi camino.» (Salmo 119:105).

Hay tantos que están perdidos y lejos de Tí, y que no entienden Tu voluntad para sus vidas. Pero si en realidad quisieran buscarte y obrieran Tu Palabra con espíritu de oración, con el sincero deseo de obedecer lo que les revelas, saldráin de la obscuridad y abandonarían las tradiciones de los hombres, para guardar Tu santo Sábado.

Permite que seamos instrumentos que los lleven a Tu Palabra. En Cristo Jesús.

Amén.
Pantalla Anterior

Lección 33 - Examen El examen de la lección 33 le espera.

Fuente de las imágenes de esta lección
Pantalla 1: Colección de imágenes «ClickArt 65,000» de Broderbund, CD #4, NATTR012.JPG. Pantalla 2: Imagen en el libro: «Vous pouvez vivre éternellement sur une terre qui deviendra un paradis», New York, Watch Tower Bible and Tract Society, 1982, p.128. Pantalla 3: DORÉ, Gustave. Imagen en el libro: «La Bible de Gustave Doré», Lausanne, Edita, 1994, p.67. Pantalla 4: Imagen en: «Revelation Seminars», Seminars Unlimited, 1986, lesson #10 («Le Sceau de Dieu dans l’Apocalypse»), p.3. Pantalla 5: ANDERSON, Harry. Imagen en el libro: «Uncle Arthur’s Bible Book» (MAXWELL, Arthur S.), p.43. Used by permission. Copyright ©1945, 1947, 1948, 1949, 1968, 1996 by Review and Herald® Publishing Association, USA. All Rights Reserved. Pantalla 6: Colección de imágenes «ClickArt 65,000» de Broderbund, CD #4, RELCR008.JPG. Pantalla 7: COLEMAN, Ralph Pallen. Imagen en el libro: «The Way, the Truth, and the Life», Philadelphia, The John C. Winston Company, 1958, p.115. Pantalla 8: Imagen en el libro: «The Children’s Bible, volume 11», Golden Press, 1981, p.685. Pantalla 9: HAYSOM, John. Imagen en el libro: «Guideposts #49 - Good News for Everyone» (FRANK, Penny), Lion Publishing, 1986, pp.20,21. Pantalla 10: RUDEEN, Herbert. Imagen en el libro: «The Bible Story, volume 6» (MAXWELL, Arthur S.), p.191. Used by permission. Copyright ©1955, 1983 by Review and Herald® Publishing Association, USA. All Rights Reserved. Pantalla 11: BURGKMAIR, Hans. «St. John at Patmos» (1518) Pinakothek at Munich. Imagen tomada del sitio Web: http://sunsite.auc.dk/cgfa/b/p-burgkma1.htm Pantalla 12: CRUZ, Nery. Imagen en la revista: «La Sentinelle» (Agosto 1986), Pacific Press Publishing Association, p.13. Pantalla 13: Imagen en el libro: «The Children’s Bible, volume 11», Golden Press, 1981, p.659. Pantalla 14: «Apollo, the Greek sun-god», Temple of Apollo, Pergamum Museum, East Berlin. Imagen en el libro: WHITE, Ellen G., «The (New, Illustrated) Great Controversy», Laymen for Religious Liberty Inc., 1990. Pantalla 15: RUDEEN, Herbert. Imagen en el libro: «The Bible Story, volume 10» (MAXWELL, Arthur S.), p.104. Used by permission. Copyright ©1957, 1985 by Review and Herald® Publishing Association, USA. All Rights Reserved. Pantalla 16: Imagen en la revista: «Awake» (8 Febrero 1989), Watch Tower Bible and Tract Society, p.1. Pantalla 17: Imagen en la revista: «The Watchtower» (15 Enero 1991), Watch Tower Bible and Tract Society, p.7. Pantalla 18: PAYTON REID, R. Imagen en el libro: «The Bible Picture Book» (CHALMERS, Muriel J.), Thomas Nelson and Sons, London, p.70. Pantalla 19: MURILLO, Bartolome. «The Blessed Giles before Pope Gregory IX». Imagen en: «Deluxe Compton’s Interactive Encyclopedia CD - 2000 Edition», Compton’s Home Library, 1999. Pantalla 20: Raphael’s workshop. «The Donation of Constantine», Sala di Costantino, Vatican. Imagen en el libro: «The Art of Renaissance Rome» (PARTRIDGE, Loren), A Times Mirror Company, New York, 1996, p.158. Pantalla 21: The Bettmann Archive. «Saint Peter’s Basilica». Imagen en: «Microsoft Encarta 98 Deluxe», Microsoft, 1997. Pantalla 22: BISHOP, Tom. «Truth or tradition». Imagen en: «New Pictoral Aid For Bible Study» (BREADEN, Frank), Australian Division of Seventh-Day Adventists, 1970, chart #28. Pantalla 23: Bida/Review & Herald Publishing Association. Imagen en: «Perspective Digest», Adventist Theological Society, Volume 2, Number 2, p.31. Pantalla 24: Imagen en la revista: «The Watchtower» (15 Enero 1990), New York, Watch Tower Bible and Tract Society, p.18. Pantalla 25: Imagen en: «Prophecy Seminars», Seminars Unlimited, 1989, Daniel lesson #11 («How the Little Horn Changed God’s Law»), p.1. Pantalla 26: Imagen en el libro: «The Bible Pageant, Volume 5: Warriors of the Cross» (NEFF, Merlin L.), Pacific Press Publishing Association, 1950, p.128. Pantalla 27: MANISCALCO, Joe. Imagen en: «Images from the Bible and Sacred History CD», Chosen Works, MLI Software, JM221.BMP. Pantalla 28: MANISCALCO, Joe. Imagen en: «Images from the Bible and Sacred History CD», Chosen Works, MLI Software, JM140.BMP. Pantalla 29: ANDERSON, Harry. Imagen en el libro: «The Triumph of God’s Love, volume 1» (WHITE, Ellen G.), Pacific Press Publishing Association and Review and Herald Publishing Association, 1950, p.322. Pantalla 30: Colección de imágenes «ClickArt 65,000» de Broderbund, CD #4, NATFL114.JPG.
Las fotos, gráficas o dibujos que aparecen en esta lección y que están protegidas por los derechos de autor y bajo las cuales no aparece el consentimiento para publicarlas, han sido utilizadas con propósitos no lucrativos de acuerdo con la sección 107 de las leyes de derechos de autores de los Estados Unidos, y con el artículo 29 de las leyes de derechos en Canadá, capítulo C-42, las cuales especifican que pueden ser usadas sin el consentimiento o aprobación de los autores. Aquellas imágenes que aparecen y bajo las cuales no se menciona al autor es porque son del dominio público o no han sido protegidas todavia por dichas leyes. Cualquier persona que pueda proveernos algun dato que identifique a un autor desconocido para nosotros, apreciaríamos lo hiciera comunicándose a través del correo electrónico a la dirección que aparece al pie de este página, para que podamos hacer las correcciones debidas. Es nuestra intención el cumplir por completo con las leyes para proteger los derechos literarios del propietario.

Lección 33 - Examen El examen de la lección 33 le espera.